EXIT

 "Nadie podrá consumir Nuestra Memoria, pues la RAZON está con Nos".

 

SM. LA REINA ISABEL II

 

 

MIL VECES TRAICIONADA

 

Raymundo II, Sutton-Dudley de Clonard (Alias: De Sotto) - Padre verdadero de SM. el Rey Don Alfonso XII de España.

Ray II de Clonard

Cruz Laureada de San Fernando.

«Comentarios del Autor»

IX - Conde de Clonard - 2006

Queridos Amigos Lectores:

La Historia es una gran Dama que no se da por  aludida cuando a menudo en una Nación como España, muchos de nosotros hablamos de este o aquel  hecho que en su día fue tratado como “secreto de Estado” y que dio pié junto con otros eufemismos, reticencias y engaños intencionados  a lo que en nuestros días conocemos como la “historia oficial”. 

La Historia es la memoria y exposición de los hechos tal como han sucedido en un contexto, tiempo y lugar determinados. Es por naturaleza objetiva y simple, pero permite, no por ello, dejarse a menudo ayudar  por otras ciencias entre las que podríamos citar, la Filosofía, Antropología, Arqueología, Medicina, Biogenética, Sociología, Economía,  Psicología, Geografía, Ética, Teología, etc.

Mas no ocurre así con la llamada “historia oficial” elaborada generalmente por políticos, o escribanos que siguen pautas establecidas por un sistema y sus dirigentes, los cuales, por razones sublimes o sibilinas han decidido omitir hechos comprobados de gran magnitud, en detrimento de lo "Auténtico". Pero esto amigos lectores no es Historia; puede ser cualquier cosa, desde la semblanza  o la narrativa hasta la pura propaganda de intoxicación, todo depende de la intencionalidad de fondo; por  ello, cualquier buen historiador que se precie de serlo, jamás en buena fe, podrá aceptar una exposición de hechos distorsionada, falsa o inadecuada sino que por el contrario opondrá una resistencia tan fuerte como le sea posible, para demoler lo que a sus ojos es en ocasiones un “montaje risible”; es decir, la “absurda historia” pura retórica, carente de veracidad y de rigor.

En lo relativo a la Historia que estoy evocando aquí, sobre el Siglo XIX en  general y del Reinado de Isabel II en particular, no crean que partí de cero. Por el contrario, en los años 50' cuando era un niño como los demás, mi abuelo paterno, mi mentor,  muy probablemente para cumplir una promesa hecha en 1938 a su esposa Rosario-Blanca, Condesa de Clonard, al pie de su lecho de muerte, tomó - en honor a su memoria -  algunos años más tarde, la decisión  de ocuparse él personalmente de mi educación, con el consentimiento de mis padres.

Así, con muy pocos años cumplidos, un buen día, abandoné Madrid y mi hogar paterno para trasladarme a Logroño, ciudad en la cual vi pasar los años de mi infancia, en una mansión sita en la Plaza de San Agustín, justo al lado del  magnífico palacete que un siglo antes ocupara el Príncipe de Vergara junto con su esposa. ¡Qué coincidencia !.

Fue allí en la Rioja donde mi mentor, poco a poco y, con gran paciencia, me transmitió el "Legado Histórico de los Clonard"  no exento de dificultades - provocadas por la barbarie y, los destrozos causados por las guerras civiles -  he de reconocer.

 Durante varios años y como si se tratara de aprender el catecismo estudiado en la  "escuela primaria" de aquellos años, todas las informaciones trascendentales se quedaron gravadas en mi mente. Sí amigos,  nada menos que nueve siglos de Historia de una Familia que sin duda es una de las más antiguas de Europa Occidental. Por lo cual, me permito hoy afirmar que supe quien era el padre del Rey Alfonso XII  y a su vez contemplé su muy protegida fotografía, por primera vez en 1954. Me siento hoy muy orgulloso de poder revelar -  hasta donde me esté permitido -  todos aquellos datos que heredé de mis abuelos en aquellos lejanos días; además todos ellos con el tiempo y las investigaciones realizadas han resultado ser ciertos; huelga decir que son - de un modo u otro - en su mayor parte verificables, habiendo encajado como las piezas de un rompecabezas, a medida que se cotejaban con las informaciones recopiladas recientemente. Otros datos han desaparecido, para siempre - presumo -  por destrucción intencionada de los mismos. 

Es de destacar también el significante número de "items"  sin gran o ningún valor histórico,  constituidos esencialmente por falsas pistas documentales, producidas por los Servicios de Inteligencia Españoles, o bien desde  El Vaticano  e incluso por  algunos miembros del Clero Español, con el fin de hacer "perder el Norte" a los historiadores más prestigiosos y avispados, principalmente en lo que se refiere a la "Cuestión de Palacio", es decir, la determinación de la paternidad de SM. el Rey Alfonso XII, que culminó en el  patético montaje del «dossier Puig-Moltó», que de hecho sólo sirvió, con el tiempo, para acrecentar los sufrimientos que acompañarían a Isabel II el resto de Su vida.

He aquí lo que en nuestros días aparece como un insulto a la verdad y una injusticia casi irreparable hacia Nuestra Reina. En el fondo Enrique Puig-Moltó fué y es, un personaje virtual; diseñado por los Servicios de Inteligencia  de La Corona (para proteger Su oculta y secreta Descendencia) hipotético capitán de Ingenieros,  cuyo expediente militar no aparece en los "Archivos Militares de Segovia".  Jamás  en el Legado de los Clonard, reputados por haber sido historiadores,  se cita a este personaje desconocido hasta hace poco.

Dios sabe que Ella lo intentó todo para remediar con los medios a su alcance, el gran error cometido por políticos, embajadores, el Clero y,  Familiares cercanos a Su Majestad, al forzarla en 1846 a contraer un matrimonio no deseado, con un homosexual impotente, en un escenario delirante y conspirador.

Por lo tanto afirmo que la Paternidad de Alfonso XII, fue así mismo, durante siglo y medio un "secreto de familia" custodiado por los primogénitos, en el seno de la "Casa de Clonard" a la cual pertenezco como responsable de la misma. 

Hoy la única prueba concluyente en esta materia, sería en tal caso el análisis del ADN  "Y" exclusivo a los varones.  Mas son tan enormes los parecidos físicos entre ambas Ramas (Sutton-Dudley y Borbón) que quienes nos conocen no podrían más que sonreír. Tampoco el Legado de los Clonard, mis antepasados, ha de ser cuestionado: Nobleza Obliga.

Quisiera presentar mis excusas a todos aquellos científicos que emplearon sus esfuerzos en resolver, esta parte de la Historia de España, sin que jamás los Clonard hayamos intervenido y,  ésto ha sido así partiendo del principio de "cada cosa a su tiempo"

Durante largos años, llevar conmigo en la memoria dichos acontecimientos - avisado que debía guardar silencio - me han pesado en la mente y el alma como una gran losa granítica  «mas ahora y consciente de que durante el año 2004, se cumplió el primer centenario del fallecimiento de SM. la Reina Isabel II» ha llegado el momento, en lo que a mi me atañe,  de romper el silencio, respetando así el deseo de mis antepasados,  tal como mi mentor me instruyó, a fin de despejar una historia que adolece de exactitud y que "borró del Mapa y de la Historia", la memoria de ciertas personas; por recordar brevemente valga la pena citar la figura del " General Laureado Ray II de Sotto-Clonard" o bien mencionar la deformada percepción que hoy se tiene de algunos «notables» de primer rango que "coexistieron" durante aquella época  con unas vidas abrumadas por pesadillas  y, aquí llegado a este punto, citaré a nuestra propia Reina Isabel "La de los Tristes Destinos", de quien España podrá sentirse más dúctil y con un mayor reconocimiento hacia esta Soberana, tan castiza como humana, si somos capaces de ver más allá de la velada  superficie de deliberada opacidad, que nos separa de Ella.

Clonard IX

 

 

 

Joseph de Clonard IX - Nieto en tercer grado de SM. La Reina.

 

Los Apuntes del Conde de Clonard

 

 

 

 

 

Reina Isabel, "La de los Tristes Destinos" , 

Dejadnos pensar por Vos:

 

 

¿Con qué derecho algunos historiadores de hoy  Os tratan de Soberana Catástrofe?

Vos que cargasteis sobretodo con los errores, desatinos, maldades y "pecados" de aquellos, que como moscardones 'tornaban' a Vuestro alrededor, sedientos de Poder: 

Comencemos por los notables dignatarios  de la  masonería de aquellos años y,  veamos  más en detalle:  «Vuestro  carcelero y golpista Espartero, 'alias Príncipe de Vergara' (gran militar pero pésimo político),  pasando por  'el solemne'  Salustiano Olózaga, "alias el Lechuguino",  político sin escrúpulos y secuestrador impune de bellas monjas -  violador  'institucionalizado' de VM. cuando Vos erais  todavía la  indefensa  " Reina Niña", con el extraño consentimiento de Don Baldomero, el General y Caudillo 'Regente'. Permitidme - cómo no!  citar a Vuestro peor enemigo, el  francmasón francés Antoine de Montpensier, Vuestro cuñado,  conspirador y canalla, regicida potencial, por no decir de pleno; además de asesino de todo aquel que pudiera obstaculizar sus incomprensibles ansias al Trono de España, y de quien, con la venia,  en el futuro, habrá mucho que hablar en Honor a la  Verdad».

De Sutton-Langton Coat

Blasón de los Clonard en 1815

¿Qué decir de Vuestro Padrastro,  y de Vuestra Propia Madre a quien tanto amor implorasteis? - Sí, hablo de aquel amor hacia Vos que Ella siempre Os negó ! - Qué decir de los ocultos y jamás a Vos revelados turbios enredos financieros y, otros  'menesteres' llamados hoy "tráfico de influencias" del primer Duque de Riansares?.  Sin duda, un amasijo para Perturbaros sobradamente la vida !.

Cómo explicar a Vuestro Pueblo y exponer ante la Historia, los infames despropósitos, acosos, mentiras, difamaciones  y linchamientos de orden 'moral' llevados a término contra VM.  por los  chacales de Palacio, e incluso por Vuestra propia Madre (Quien deseaba continuar gobernando Ella-misma) y por si fuera poco, la mismísima omnipresente Masonería pro Británica de entonces dispuesta a  forzar nada menos que a "Una Gran Reina de España" como Vos, a contraer un matrimonio, (celebrado el 10.10.46*) hoy sabemos espantoso, indeseado, antinatural  y  sobretodo, - por mucho que los ortodoxos de entonces se empeñen - ética y prácticamente nulo desde su inicio? - 

¿Acaso no fué tal vez la Inglaterra de siempre que se sentía "ultrajada" contemplando cómo Vuestro propio  'Prometido' - un español pretendidamente de tendencias "Pro-Stuart"-  llegara a ser un buen  día, en lícito matrimonio, Vuestro Esposo?, es decir, el  Rey Consorte de Vuestro Reino -  ¡Dios de Los Cielos, cómo quisiera equivocarme!

Vuestro proyecto de matrimonio "sin urgencias y sin falsos pretextos" con la persona que Vos realmente amabais, parecía no satisfacer a nadie, ni a ninguno de los que aguardaban un matrimonio capeto-endogámico, por añadidura mejor,   si éste fuere  franco-español;  políticamente correcto para El Vaticano y, basado  sobre el  obsoleto «Pacto de Familia»  que según las buenas Tradiciones  Borbónicas de antaño, convenía aplicar.

 Mas ocurrió que los responsables de ejecutar las descaradas injerencias británicas, amenazaron "tan sólo" con declarar la guerra a Francia, en base a sus propios cánones  de supremacía en el 'Continente Europeo'  y,  doy por hecho que retaron a España y a VM. -  en condicional -  con otra declaración de guerra preventiva, en represalia hacia Vuestro posible Rey Consorte, teniendo en cuenta sus orígenes  directamente ligados con  un 'Clan Jacobita', es decir en Pro de la Estirpe y Dinastía Stuart.

Esta fue y no otra, la razón por la cual Vuestra Majestad, la jovencísima Reina de España, rechazó en bloque a todos "los Pretendientes" sin excepción. 

Fue una vergüenza para muchos de los nuestros y para España ver una vez más nuestro País doblegado por imperativos británicos,            « irrevocables por definición»  basados no sin clara hipocresía, sobre su aportación financiera "progresista" en forma de préstamos a la Corona del Reino, durante la primera Guerra Carlista, a fin de resolver dicho conflicto en favor de Vuestra Estirpe, llamada la  "Rama Isabelina". 

Fué una vergüenza,  para los pilares del Poder  "Religión y Estado" haber aplastado de este modo;  material y moralmente, a Vuestra Majestad, tan sólo para complacer las exigencias, que iban mucho más allá de lo razonable, del Imperio Británico y cuyas consecuencias para Vos, nuestra Soberana y por vía indirecta para España en su conjunto, resultaron ser gravísimas.  ¡La Historia lo dirá ! 

Escenarios  similares al aquí descrito, injerencias de pretendientes  y gobiernos extranjeros incluidas, aunque cierto.  de menor intensidad, al ser notorio Vuestro deseo de anular un matrimonio "antinatural",  con todos los medios a Vuestro alcance (no demasiados de hecho) tendrán lugar en varias ocasiones y en espacios accidentalmente cortos en el  tiempo;  siempre con la misma finalidad; es decir, liberaros del Rey Consorte - Vuestro Primo el  Duque de Cádiz - para poder contraer  matrimonio válido con Vuestro "oculto" prometido, gozando esta vez - Vos la Reina esperabais -  del beneplácito de la Santa Sede; lo cual no ocurrió.

Por consiguiente El Clero terminará por optar hacia VM. una posición ambigua.  Por un lado la Autoridad Eclesiástica siempre encontrará  pretextos marcadamente políticos  para no anular  Vuestras primeras Reales Nupcias  y,  por otra parte,  los clérigos, desde sus confesores hasta los Representantes de, el propio Papa,  a menudo  reprocharán, veladamente o no, " la vida descarriada de VM. la Reina" al mantener una relación "extramarital" (?) - y ello - a pesar de asumir la propia Iglesia  que Vuestro Primer esposo era en principio homosexual e impotente, y por ribete, ambos, Vos misma y Vuestro Primo en Su condición de Esposo,  desvinculados   de aquella unión carente de amor conyugal,  incluso después de las  "Reales Bodas" y de Vuestros  más que  desdichados recuerdos en tanto que Contrayentes.

Vuestra  atadura con Ray II -que nadie Os la impuso, sabemos aportó a VM.  al menos siete hijos, frutos de un enlace  "casi-estable y feliz", el cual fue muy protegido por Vos nuestra Reina, pues aprendisteis , con el tiempo y en tanto que "mujer", cómo levantar enormes cortinas de humo para no ser Ambos vistos, incluyendo ciertas  técnicas  de camuflaje y autoprotección por así decir,  que Os  permitieron constituir una familia con descendencia, hasta al menos 1858,  y con  intensidad menor hasta 1862, año en que desapareció Serafín-María de Clonard, padre de Ray II.  Mas retengamos hoy por hoy, con la venia del lector que en 1857 y bien a pesar  del contrariado  Montpensier, nació el Príncipe de Asturias Don Alfonso XII futuro Rey de España. 

¿Os amasteis Vos La Reina y Ray de Clonard? - Naturalmente que sí,  y doy por cierto que mucho. «Pero este tema no se puede abordar en pocas líneas, por lo delicado que resulta su contenido y la aflicción que produce aún, a quien aquí escribe.  En realidad Vuestro silencioso y platónico  Amor  perdurará hasta que la muerte Os separó en 1894. Pero quién mejor que VM. para contarlo languideciendo en París con  Vuestras más profundas Añoranzas 

Para concluir, Vos Nuestra Amada Reina Isabel,  fuisteis  sin pausas,  la "Sufre-dolores" de toda aquella vieja  España, Víctima de «Familia y Gobierno»  sin olvidar la arrogante oposición Carlista, que provocó tres guerras civiles, inmerecidas para Vos y Vuestro Pueblo o, aún todos aquellos que utilizando el eufemismo "Pronunciamiento" Os trituraban a fuerza de "golpes de Estado". Vos con Vuestro Pueblo Sufríais a diario del proceso de  « La Razón de la Sinrazón », algo así como el máximo exponente de un cinismo cruel. antes desconocido en el Reino.

Cierto, no podemos olvidar de igual manera, a todos aquellos profesionales de la conspiración - tanto de origen interno como externo - orquestados básicamente  por logias, existentes ya en la Península,  fervientes al Imperio Inglés en su gran mayoría y, desde luego sin lealtad hacia España.

Difamada brutalmente por progresistas, en cualquier ocasión e instante y a la sazón como método desestabilizador sistemático, cabe preguntarse; ¿qué podía esperarse de un  corazón como el Vuestro? -  la respuesta es sencilla:  un día como mujer - "Vos La Reina" -  Os desquiciareis en Vuestra  propia amargura y ulterior e inmerecido destierro, impuesto por aquellos que os traicionaron.  «De todo esto no hay precedente en la Historia de Nuestra Patria y, apenas he mencionado, créanme queridos lectores,  una centésima parte de Sus desdichas como ser humano»

(*) Nota: Papados de Gregorio XVI  (1831-1846)  y de Pio IX (Jun. 1846 - 1878)

Clonard IX

 

 

 

SM. El Rey Don Alfonso XII de España - Sutton-Dudley de Clonard por Linaje Masculino.

 

¿Dónde vas, triste de ti?

 

Serafín María de Sutton-Dudley, abuelo paterno de SM. el Rey Don Alfonso XII;  tercer Conde de Clonard en España y Teniente General de los Ejércitos, sea dicho, era también Presidente de la llamada "Comisión Regia" a las Órdenes de SM. La Reina de España y, como tal le correspondió a él mismo, la Dirección de los Servicios de Inteligencia y de Contra-Espionaje de La Corona; muy seriamente preocupada Ésta, por aquellos días, a causa de las intromisiones "Inglesas" en la política y seguridad interior con respecto a España, Francia e Italia. Eran los Tiempos del Primer Ministro Británico Lord Palmerston.

Hemos de hacer notar que las Logias Masónicas eran verdaderos nidos de espías y "comandos" Británicos esencialmente en España y muy en particular en Cádiz, Gibraltar, Sevilla, Madrid....y las grandes ciudades costeras. Hay que reconocer de igual modo, que desde hacía mucho tiempo los "Servicios de Inteligencia Ingleses  eran los mejores y más eficaces del Mundo".

En estos menesteres España había acumulado un gigantesco retraso que Clonard intentó paliar con modestos medios y una gran imaginación

Las causas del insólito fallecimiento repentino de Clonard en 1862, no fueron investigadas. En realidad fue "presuntamente" envenenado, es decir, "previsiblemente" asesinado por la llamada "Maldición Masónica" justo el día en que nuestro General ofrecía una gran recepción en honor de su esposa Joaquina en la fecha de su cumpleaños" [nota 2].

Ray II tuvo que anunciar en presencia de su madre y previa consulta con SM. la Reina Isabel II, que Serafín María, su muy digno padre se hallaba indispuesto, «para justificar su ausencia»  cuando realmente yacía muerto en sus aposentos.  Se comentaba en familia, a principios del siglo XX,  que Isabel y Ray pasaron la noche juntos sollozando tan gran pérdida, en la pequeña capilla de los Clonard.

Por cierto que entre las sombras, como casi siempre, se dejaba entrever, el  Duque de Montpensier -
Nieto de  Don  Felipe Igualdad de Orleáns (verdugo y víctima de la Guillotina) - padre a su vez de la Infanta Doña María de las Mercedes y de Orleáns, futura Reina de España, quien esposó años más tarde, en 1878  « ya por entonces, enferma de tuberculosis»  a Nuestro  Rey Don Alfonso XII.

Un fenómeno curioso fue que nadie tuvo valor para anunciar a Don Alfonso "Enamorado" que María de las Mercedes,  su prima, padecía dicha enfermedad. Nadie tuvo tampoco valor para hacer saber al Rey qué clase de siniestro personaje era Su futuro suegro.

Su Madre Doña Isabel trató de persuadirle (junto con Ray II Su Padre) con todas sus fuerzas de no llevar a término dicho matrimonio, entre otras razones porque :

A)  para Ella, la Reina Madre quien conociendo toda la trama sabía que Su Hijo, corría el grave riesgo de fallecer también víctima de Tuberculosis

(Sobre las supuestas fiebres tifoideas de la Infanta Mercedes, permítanme eximirme de hacer comentario alguno).

B)   Isabel II - no podía olvidar que el Duque de Montpensier había sido el incitador impune del Regicidio que casi le costó Su propia vida en 1847  y,  posteriormente durante el entonces conocido atentado homicida de 1851 contra Su Propia Persona y,  la de Su Hija la Princesa de Asturias.

Pero es que.....hay que decirlo!..... Antonio de Orleáns, fue con el paso de los años,  mucho más lejos; esto es,  fue también el principal instigador y único costeador del golpe de Estado de 1868, el cual como sabemos hoy,  lejos de haber sido una "revolución", tal cual muchos españoles creyeron, destronó y forzó al exilio en Francia a  nuestra Magnífica Soberana.

C) Era del todo suicidario, permitir matrimonio entre el joven Rey  y la Hija de un Regicida, su prima Mercedes, pues esto, a priori,  hubiera supuesto deslegitimar a ojos de muchos españoles la  Monarquía.

« Isabel II, -  ruego perdón a nuestros respetables lectores por ser reiterativo -   fue plenamente consciente que el "Golpe de Estado" que ulteriormente la destronó en 1868 había sido orquestado  por  el Duque de Montpensier, el "Grandísimo Cuñado" de SM. La Reina, apoyado lamentablemente, por dos de nuestros mejores pero  intrigantes generales y,  quienes contaron con todo el apoyo financiero,  de aquel gran canalla de la Casa de Orleáns, merecedor  de la "Pena Capital" por "Alta Traición" en múltiples ocasiones »

Antoine de Orleáns,  llegó a creer que el insurrecto, aunque valeroso, general  Prim  "como prometido" le « subiría » al Trono de España..............Qué disparate, y qué mal conocía al  Conde de Reus (Recordemos  su frase famosa "Más Borbones, jamás. jamás. jamás....")

La Negativa de Prim (de origen irlandés, pero masón) a posteriori despertará la cólera más absoluta de Montpensier y éste provocará por su cuenta  el famoso atentado y asesinato de este gran e inquieto general, arto conocido por muchos españoles.

En cuanto al general Serrano y su pretenciosa "guardia pretoriana" mostraron sobradamente y en multitud de ocasiones entre 1868 y 1874 que sólo eran un  grupo de revanchistas-oportunistas, voraces de "Poder".  No comprenderé nunca cómo el traidor, general Serrano, es todavía hoy titular de una de las calles más prestigiosas de Madrid, al igual que el Príncipe de Vergara, otro gran ingrato, masón, leal a Inglaterra y a la Gran Bretaña,  llamado Espartero. Somos los españoles, un pueblo realmente curioso, que casi siempre hemos padecido de tener muy corta memoria.

Desde un principio, El Rey Alfonso XII, estaba destinado a entroncar Su estirpe Jacobita (Sutton-Dudley-Bourbon), con una de las Princesas de la Casa de Austria también Jacobita. No es por tanto casual que sus principales mentores se llamaran Murphy, o bien O'Neill y quienes guiados por el Duque de Sesto, partidario Jacobita, se ocuparán de acompañar a Don Alfonso durante sus estudios realizados en pleno corazón del Imperio Austriaco. En la lejanía,  Su padre Ray II de Clonard en Madrid, en paralelo con Su Augusta Madre en París,  seguirán con profunda ternura e interés los progresos de Su Hijo común  El Príncipe de Asturias en el Extranjero.

¿He de recordar también que la Reina María Cristina, (Segunda Esposa de Alfonso XII ) era Hermanastra de la Legítima heredera al Trono de Inglaterra, Escocia e Irlanda? .

Para el Imperio Británico toda la Política Europea estaba en juego si las Tres Coronas Occidentales se Unían (Austria, UK. y España).  Mientras tanto el Presidente [1] Mac-Mahon, y con él todos los Jacobitas Irlandeses  "galos" preparaban la incorporación de Francia al "Proyecto de esta Nueva Europa Monárquico-Constitucional de Inspiración Cristiana".  Mac-Mahon fue traicionado por el ala masónica de su partido, como siempre con el apoyo del Gobierno de Londres, ya que la Dinastía Reinante en el Reino Unido, era de "Menor Derecho" que una Estirpe potencialmente Stuart, que hubiera podido consolidarse una o dos generaciones más tarde y la cual, hubiera favorecido grandes perspectivas de Paz para toda Europa y que "El Vaticano" incluido, albergaba con gran ilusión).

Uno de los reproches más maliciosos que Mac-Mahon recibió fue el que aludía a su propio Gobierno invadido por  irlandeses (cuando en realidad se mencionaban altos dignatarios franceses de origen irlandés,  al igual que lo fue el propio General De Gaulle en el siglo XX)

Mas regresando a nuestra Patria, me pregunto:

¿Cómo fuimos en España, los españoles dirigentes capaces de cometer tantos errores en serie?. - ¿Somos tal  vez  un pueblo que jamás aprende del pasado?.

A causa de qué poder extrasensorial absolutamente nadie se atrevió a revelar la verdad a SM. el Rey. Una verdad emponzoñada que pagó con la vida antes de cumplir sus veintiocho !!!. 

He aquí una pregunta que ha permanecido sin respuesta hasta nuestros días.

Clonard  IX

[1] Se ha llegado a afirmar con fundamento entre los nuestros,  que Patrick Mac-Mahon  descendía por linaje femenino, de una rama benjamín de un Thomas Sutton de Clonard a través de una de sus hijas llamada Margaret-Marie, nacida en Wexford a finales del siglo XVII.

Esta sería la razón por la cual, durante su juventud, Patrick seguiría los pasos de su tío el Mariscal Bugeaud y Sutton de Clonard, bajo la mirada muy atenta de éste último, Bugeaud se ocupó de que su sobrino fuera nombrado, por méritos propios, Comandante en Jefe de La Legión Extranjera, mas Patrick llegará a ocupar las más altas responsabilidades de la Presidencia Francesa, sin dejar de ser por ello monárquico y Jacobita convencido de origen irlandés, más exactamente del condado de Limerick. Mac-Mahon es una de las Grandes Glorias de Francia; sus restos mortales reposan en el Panteón de los Inválidos, al lado de Bugeaud su tío y el gran Bonaparte.

Mac-Mahon, junto con Clonard III y IV, Bugeaud,  Sesto, los Palafox cerrando filas con la mismísima Eugenia de Montijo, además de otras y otros muchos más, participó en el Gran Proyecto de Restauración Jacobita en la Europa de la segunda mitad del siglo XIX.  

Nota:  Eugenia de Montijo se llamaba en realidad Doña Maria Eugenia Ignacia Agustina Palafox de Guzmán Portocarrero y Kirkpatrick, Condesa de Teba, Emperatriz de Francia por alianza. Su matrimonio con Napoleón III, no fué casual. Gran defensora de los intereses de la Iglesia Católica y El Vaticano, su matrimonio con Napoleón III fue negociado por las más altas instancias jacobitas en Europa

, inicialmente con gran crispación ya que las primeras condiciones fueron tajantemente impuestas por militares Pro-Stuarts a partir de 1849 por el propio Bugeaud como representante de Francia y Clonard II del lado español. Por otra parte el fallecimiento de Bugeaud en 1849 en extrañas circunstancias, no ha sido nunca aclarado. Se dijo que falleció en París a causa de la peste, pero nada justificaba su presencia en la Capital en aquellas fechas, máxime desde que aceptó el puesto de Capitán General de los Ejércitos destacados en Los Alpes, donde permanecía regularmente. La Versión Oficial establecida a raíz de su desaparición es ridícula y roza lo grotesco.  El Mariscal Bugeaud Sutton de Clonard,  es considerado en "Saint Cyr" como el mejor militar francés post-bonapartista del siglo XIX.

Nota 2:  SM. La Reina a raíz de la desaparición del III Conde de Clonard, Don Serafín María de Sotto, ordenó al General O'Donnell - Primer Ministro en Funciones - se declarara a partir del día siguiente a su fallecimiento Luto Oficial en toda España y asimismo se le rindieran honores de "Presidente del Gobierno/Jefe de Estado" durante su Entierro y Funerales Oficiales.

 

 

 

Las Pistolas de Don Antonio de Orleáns

Duque de Montpensier.

Antoine,  Duc de Montpensier vers 1872

Otro suceso trágico  en la Historia de nuestra España, tuvo lugar el 12 de Marzo de 1870, cuando desde 1868, todavía resonaban  en los salones, cámaras y pasillos del Palacio de Oriente, las palabras de nuestra Reina enfurecida ante los rumores y  augurios  de un nuevo "Golpe de Estado", confirmados muy tímidamente por los "Servicios de Inteligencia" infiltrados en la cúpula militar:

 

«Vosotros !, ¿cómo sois capaces de hacerme esto? - Soy la Reina! y jamás abdicaré!  - Gran Banda de necios desagradecidos y,  para colmo de Mi paciencia,  allí  como  siempre encontraré enredándolo todo "al  rico" de Mi cuñado.  Dios mío !,  qué harta Me tiene el impenitente de Antonio !!! - Todavía Soy la Reina de España y Te digo Antonio que jamás lo conseguirás, desdichado !!.

Furia, lágrimas e impotencia, eran el pan cotidiano de nuestra Reina Isabel II.  Mas Ella jamás pensó seriamente que Prim y Serrano llegaran hasta la traición. La Reina hacía lo posible por llevar una vida normal, sin cancelar compromisos, desplazamientos ni reposos (vacaciones). 

Créanme amigos míos que los dos grandes militares citados soñaban desde hacía tiempo con el placer mordaz de sus respectivas y absurdas revanchas - por no decir venganzas - , que en otra de mis páginas trataré. Por si fuera poco, "el marido de Su hermana", financiaba la operación, como ya he dicho,  a manos llenas, algo así como tres millones de reales de vellón, se citan en algunos libros. «Un Borbón cobarde como una liebre (según Narváez), derrocando a otro Borbón»  no es del todo muy  frecuente, mas por desgracia, la sed de poder es condición humana».

Es cierto que La Reina no podía ser presa de pánico y para demostrarlo al marcharse de viaje al Norte de España, bien a pesar de sus pesares y, sin desearlo,  desbloqueó con su ausencia de Madrid,  las resistencias que los "conjurados" pudieran encontrar, con lo cual  Montpensier pudo ver como los militares sublevados  y mercenarios a sueldo entraban en Palacio, sin grandes resistencias. Corría el año 1868.......A Isabel II, Nuestra Reina, no le quedó otro remedio que exiliarse en Francia, donde le aguardaban no pocas desgracias. Prim el inteligente "multigolpista" supo aprovechar muy bien la ausencia definitiva de Narváez, "el hombre de puño de acero", fallecido el 23 de Abril de aquel año, atrás quedaban también sus leales O'Donnell y Clonard más  otros muchos de la vieja guardia, asimismo desaparecidos. Otra vez la reina había pagado su exceso de confianza  y una vez más, los sublevados consiguieron la desestabilización de la Corona de España imprescindible para un "Pronunciamiento" en toda regla". 

A propósito del Duque de Tetuán, el General Don Leopoldo O'Donnell, todavía hoy se sigue especulando si fue o no envenenado; es decir, no falleció probablemente  por causas naturales;  ¿Hemos de extrañarnos  queridos lectores ? .

La misma aseveración, y con muy poco margen para el error, es válida en lo que se refiere al fallecimiento en 1868,  por causas presumiblemente no naturales,  del General Don Ramón María Narváez, Duque de Valencia, político moderado y  leal entre los leales a La Corona.

Esta trama de asesinatos en serie iniciados fría y certeramente hacia 1862 - aunque con  lentas y marcadas pausas -  no pretendía otro objetivo que el debilitamiento del Cetro, y ulterior destronamiento de la Reina (1868) por los conspiradores de siempre ; es decir, Don Antonio  (El Cuñadísimo) por un lado y por lo que quedaba del otro, algunos dirigentes civiles o militares de la decimonónica y más extremista  masonería local, también conocidos como "progresistas radicales, etc." ( enemigos a su vez de la Cristiandad, de  su  Tradición  y del Régimen Monárquico en cualquiera de sus posibles formas).

Ahora bien, de ahí a hablar de la gran Revolución de 1868, esto Señor mío, es otro gran error colosal de la "historia oficial" de España. Sabemos que los conspiradores fueron envalentonados por la muerte de Narváez. El supuesto movimiento revolucionario orquestado por Montpensier, Prim y Serrano no contenía absolutamente ningún elemento moralizador o ideológico y aún menos una participación del  pueblo español, ni una corriente intelectual, como pudo ser el caso, al ejemplo de Francia, si recordamos a sus líderes, Danton, De Robespierre y De Saint Just (guillotinados todos ellos en 1794 por los suyos y el estado del terror).  

Y es así como previamente  quedará reflejado en el famoso «Pacto entre  progresistas llamado  de Ostende , el cual tuvo lugar en 1867 y  en el que sin el menor espacio para la duda, se plasmó y decidió destruir el Régimen existente en España»  por una minoría de progresistas y un puñado de personas que no representaban a nadie, salvo a sus propios intereses.

 No me cabe la menor duda que Antoine de Montpensier copió muchos de los elementos y tretas utilizados por la "Guardia Nacional Francesa" durante los eventos de 1848 y que derrocaron al Rey de los Franceses, Luis  Felipe, (su propio padre), por una insurrección endógena, fraguada por militares "nostálgicos del Imperio" según puso inmediatamente en evidencia ante el atónito Soberano, otro Dudley, llamado Mariscal Bugeaud y Sutton de Clonard, Conquistador de Argelia, Duque de Isly, al que el Monarca Francés, llamó demasiado tarde. "Se imaginan amigos míos a un Gran Mariscal de Francia informando a su Rey que los Arsenales de París (Vincennes) tenían de todo menos municiones y la Intendencia General ni siquiera disponía de alimentos para la tropa? , mientras  su Primer Ministro y el Ex-responsable de Interior, se escondían detrás del mobiliario del Despacho Real.......Esto Señores no fue la tan cacareada revolución francesa de 1848, sino simplemente un astuto "Golpe de Estado" acompañado de ciertos elementos subversivos operativos en las calles de París, en particular.  De Montpensier recordaba muy bien aquellos tristes días para él y su derrocada familia. No me puedo equivocar al afirmar que  Antoine aprendió muy bien la mecánica de cómo derrumbar a un Soberano.

Luis González Bravo a quien la Reina nombró su Primer Ministro (23.04.68 - 19.09.68), era un civil al que no le faltó buena voluntad y valentía para entablar la lucha; pero qué podía hacer un paisano contra todos los soldados encaramados detrás de Prim,  Serrano y eventualmente  Montpensier, todos ellos diestros jefes militares? -  En realidad muy poco.

Mas llamar a "eso" la Gloriosa Revolución de 1868, me produce risa, pues no dejó de ser una basta bufonada con buenas salidas para aquel  "Triunvirato en Rebeldía". Por otra parte fueron tan geniales que ellos mismos se auto-convencieron que habían hecho lo "Políticamente Correcto".

Fueron momentos de inmerecido éxtasis para Prim y Serrano, « Ah! - Isabel derrocada ! »  qué gran instante, tan anhelado por la mediocre masonería local, progresistas (yo me pregunto de qué), liberales-radicales, Republicanos......y quién sabe qué más. Qué gran hipocresía!

El tiempo pasó y los planes de los espadones comenzaron a desagradar a Don Antonio de  Orleáns, no había convergencia de ideas entre los tres, lo cual en España no sorprende, y el Duque de Montpensier perdería paciencia y estribos puesto que, el objetivo suyo, era ser entronizado Rey de España a cualquier precio.  ¡ La prueba !.

Enrique de Borbón, Duque de Sevilla (1823-1870), hermano menor del Rey Consorte Don Francisco de Asís, (también ausente de España !) criticaba abiertamente los desmanes y obsesivas ansias del cuñado de la Reina, por el mero hecho de no haber podido cumplir sus ambiciones de verse coronado Rey, debido a la terrible oposición de Inglaterra, (que esperaba encontrar un candidato a Rey más maleable) acompañada por el NO ROTUNDO - esta vez por parte del General Prim - quien recorrerá media Europa para encontrar a un Príncipe (necesariamente un poco chiflado) que quisiera  ser "candidato" a la Corona de España.

Don Antonio utilizando el pretexto de ofendido, desafió a su primo Enrique, Duque de Sevilla (quien en 1846,  fuera el candidato preferido de Narváez, para esposar a Nuestra Reina). Fue imposible para cualquiera que se acercara a Montpensier persuadirle que iba a cometer una auténtica locura, máxime si tenemos en cuenta que Don Enrique aborrecía las armas y en la práctica podríamos decir que era poco ducho en estas lides.

 

DUELO DEL 12 DE MARZO DE 1870

  • Enrique de Borbón, Duque de Sevilla

  • Antonio de Orleáns, Duque de Montpensier

  • Armas: Pistolas Nuevas  - e iguales

  • Disparos: Alternos

  • Distancia:  Nueve metros acotados.

  • Lugar: Escuela de Tiro de la Dehesa de los Carabancheles

DURANTE EL DUELO

 

Enrique de Borbón, en bello gesto, disparó al aire, para no herir al adversario su primo francés. Antonio de Montpensier, gran tirador,  repostó sin embargo, con un certero disparo, cuya bala impactó en la frente del Duque de Sevilla, quien al momento cayó al suelo sin vida.

 

En los aspectos éticos, Enrique desde un principio, se negó a enfrentarse a Antonio, pero de nada sirvió . El duelo concluyó en asesinato, pues el Duque de Sevilla sacrificó su vida al disparar "bala perdida" voluntariamente.  Su generosidad,  sirvió como en otros casos precedentes  para poner en evidencia a  la  "bestia negra" de ésta  rama de Capetos. Lo cierto es que no hubo justicia humana que pudiera con el francés De Orleáns, hasta el día de su muerte en Sanlucar de Barrameda; por pura coincidencia,  la primera patria chica  en España de los Clonard.

 

ENTORNO POLÍTICO

  • Monarca: Reina Isabel II en el exilio desde 1868 (Francia). En contra de Su Voluntad.

  • Jefe del Estado: Francisco Serrano Domínguez (18.06.69 - 02.01.71) Quien terminó residiendo en el Palacio Real (En Interino), dejando bien patente que era y se comportaba en Espadón.

  • Primer Ministro : Juan Prim y Prats (18.06.69 - 27.12.70) - Él mismo será también asesinado el 30.12.70  por Montpensier y sus huestes, tal como hemos descrito brevemente en el artículo precedente. Es posible que vuelva con este tema en concreto en un futuro no muy lejano.

  • Tras el magnicidio del Conde de Reus,  España permanecerá sumida en una crisis profunda que desencadenará el caos total. En la práctica ningún civil querrá gobernar en tales condiciones España salvo el cuñado de la Reina, y ulteriormente, como sabemos,  el pobre Amadeo de Saboya, quien durará menos que un suspiro y quien al marchar de España, dejó bien claro que "Esta Nación" era un País ingobernable. Habrá que esperar la Restauración Monárquica, después de la primera "aventura republicana", para que los cielos despejen de nuevo poco a poco en nuestra Patria. Pido disculpas por no dar más detalles, en este corto relato, los historiadores de buen talante, lo hacen y lo harán por Clonard, ciertamente, a su debido tiempo.

 

Don Enrique de Borbón, Duque de Sevilla (Hermano del Rey Consorte)

 

Duque de Sevilla

 

Nota: (Don Enrique de Borbón, al fallecer, dejará a Elena su viuda con cuatro huérfanos. Uno de ellos, Francisco de Paula, vivirá hasta 1942 para poder contarlo a la generación de mis padres y abuelos.).

 

La Gran "Ofensa" pronunciada por el Duque de Sevilla hacia su primo consistió en llamarle:  «Rechoncho Pastelero Francés»

Clonard  IX

 

 

 

Aparisi Guijarro y su última carta a Carlos VII 

DE VM. ME DESPIDO HASTA LA ETERNIDAD

El asesinato de Don Antonio Aparisi Guijarro fue un Crimen de Estado, hasta hoy no resuelto por falta de Voluntad Política, perpetrado por envenenamiento,  el 6 de Noviembre de 1872 y cuando contaba 57 años  de edad. 

La España de aquellos años no tenía moral pública; tan pronto se atentaba contra la Reina, como contra las personalidades que luchaban para que España siguiera siendo una Gran Nación, hasta entonces Cristiana.

Después de haber intentado inútilmente lo indecible, (junto con Manuel Beltrán de Lys  y el Conde de Orgaz, entre otros)  para conciliar a las dos familias Borbónicas  exiliadas  en París y,  en una carta hoy en día olvidada por los historiadores , fechada en Dax;  Aparisi Guijarro comunicó al pretendiente Carlista Carlos VII (1848-1909) como «Líder-Consejero  de Partido y Pacificador de la Patria», que jamás participaría en una tercera guerra carlista que hiciera correr de nuevo ríos de sangre. Aparisi Guijarro confirmó a Carlos VII, "El Liviano" - conocedor de todos los Burdeles de entonces situados en la Capital del Sena - que él sabía que sus días estaban contados y lo mejor que tenía en perspectiva, era disfrutar de su familia en Madrid mientras hubiera Paz en su amado País, el cual sea dicho, se debatía en un inefable caos.

También hizo saber a Carlos VII que él no pensaba que fuera un futuro buen Rey y aun menos, mejor que la exiliada Isabel II,  y quien gracias a Clonard III,  Aparisi había conocido con otra perspectiva muy distinta, de lo que Carlos VII, el Inútil Arrogante, le hubiera permitido. No es anecdótico que Don Antonio tuvo el arrojo y el coraje de reconocer ante la Propia Reina Exiliada en París, en su última despedida,  que él, Aparisi-Guijarro, se había equivocado de "Rey" a sabiendas que Don Carlos llevaría la Nación a una guerra civil, por tercera vez consecutiva y en tan pocos años.

Las lágrimas de Aparisi cayeron sobre las temblorosas manos de Nuestra pauperizada Soberana, quien sufría terriblemente de frío. El Abogado de las Causas Perdidas,  no lo pudo evitar, en el fondo y en su corazón,  sentía un profundo respeto y cariño por su Reina, que en multitud de ocasiones le había hecho reír con sus bromas y espontaneidad. Ser Buena Reina en aquel Madrid, no era suficiente, Don Antonio lo había entendido!.

Cualquier comparación de Carlos VII con su abuelo Carlos V (pretendiente al Trono con cierta dignidad y honor) puede resultar casi espeluznante.

Aparisi Guijarro, Grande entre los Grandes de España, ayudó cuanto pudo a mantener la paz , junto en otros tiempos pretéritos con Clonard III,  tan deseada en el Reino, pero como suele ocurrir, lo pagó con su propia vida, como otros muchos. No es un producto del azar que sus enemigos comunes  les trataran a ambos de absolutistas, por el simple hecho de ser Cristianos.

La Comisión Regia tachada, por los  pocos  políticos  que llegaron a conocer "algo de su pretendida existencia" como la de un " Ente  conspiratorio y conservador", daban muchos - me temo - palos de ciego.  Ciertamente hoy sabemos que la conspiración no era su cometido - mas su actividad  secreta, la cual no ignoramos que lo fue  y mucho - era de naturaleza a proteger La Corona y en consecuencia, la Institución Monárquica.  Poco puede importarnos su denominación, aunque de hecho - es opinión generalizada de bastantes historiadores militares -que  llegó a ejercer gran poder en el Reino,  puesto que lo que trataba Clonard III, con la parte más operativa de los miembros de dicha Comisión y con el agrado de SM. era asegurar la sucesión en el Trono de  "su" propio y futuro "Nieto Varón", lo cual como ya sabemos tuvo lugar en 1857. 

Es absolutamente inexacto tratar a Clonard III como miembro de una pretendida Camarilla de Palacio, en realidad la Reina consideraba a Serafín María como Su buen consejero y  suegro  en la vida real, ya que sabemos que la unión de Ray II, su amado hijo con SM. la Reina, permitió el nacimiento de al menos 7 descendientes.

La Comisión Regia tuvo muchos cometidos de importancia extrema, incluso durante el Bienio Liberal (1854-1856), periodo durante el cual, El Ente presidido por Clonard, actuaba a espaldas del General Espartero y de sus seguidores.  Mas como siempre, en estos casos el fuego tardío e intencionado, se encargó de la destrucción de cualquier documento relacionado con dicha "Institución" no oficialmente reconocida,  y que actuaba tal cual era, como un "Servicio de Inteligencia" que escapaba al control de la masoneria (pro-británica) y de los militares afiliados a sus logias. La Comisíon actuaba dentro y fuera de Palacio para proteger los intereses de España y de la Corona. Es evidente que esto ha sido ocultado a todos los historiadores que han intentado penetrar en la "Cuestión de Palacio" de una forma objetiva.  Así mismo por aquellos años (1854-1856) ya eran conocidos por los intelectuales de las izquierdas  españoles, las primeras publicaciones revolucionarias de Carlos Marx y cuya ideología se extendió rápidamente por Cataluña.

Aparisi Guijarro fué durante el "mandato" de Espartero el hombre clave, que junto con Serafín María de Sotto y dentro inclusive de los muros de Palacio, consiguieron apaciguar a los Carlistas más beligerantes, fieles al Conde de Montemolín (1818-1861), y quienes proponían de nuevo la guerra contra el Duque de la Victoria. Narváez llegó a conocer la trama, pero todo apunta a que el Príncipe de Vergara no supo nada o casi nada sobre este Ente, que por naturaleza le era hostil, entre otras razones por la obsesión enfermiza de las izquierdas de atacarse al clero y codiciar sus bienes patrimoniales. En la mayor parte de los casos dichas expropiaciones eran una excusa para expoliar a la Iglesia Católica.

Curiosamente casi todos los grandes enemigos de nuestra Patria, comenzando por los masones, tienen grandes avenidas con sus propios nombres. dentro del casco urbano de Madrid; pero Aparisi no pertenecía a esta clase de hombres que aman el fasto y los honores. - Él,  Aparisi-Guijarro, prefería estar a bien con Dios y dejar las estatuas a personas como sus  archiconocidos primos del triangulito.

Descansad en paz  Don  Antonio;  España un día terminará reconociendo vuestro sacrificio.

¡Carlos VII de Borbón, Duque de Madrid,  la Historia os delata !   Ir a Genealogía de los Pretendientes Carlistas partidarios de  hacer aplicar la Ley Sálica en España (De tradición francesa pero en absoluto española)

 

Genealogía de Don Antonio Aparisi Guijarro, Marqúes de Santa Eugenia (Carlista)

P.d.:

  • Antonio Aparisi Guijarro , Marqués de Santa Eugenia , Gran Jurista, Diputado, Senador, Miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Líder Carlista "con el pretendiente Carlos VII", Miembro de la Comisión Regia presidida por el III Conde de Clonard. (Valencia n. 1815- f.1872 Madrid)

Clonard IX

 

 

 

 

¿Orweliano?

«La forma más inteligente de mantener a las personas pasivas y obedientes es limitar estrictamente el espectro de la opinión que resulta aceptable, pero permitiendo un debate realista dentro de este espectro, animando incluso a quienes sostienen los puntos de vista más críticos y disidentes. Esto da al individuo el sentimiento de que está funcionando el libre pensamiento, mientras que en realidad y durante todo el tiempo, los supuestos del sistema están siendo reforzados dentro de los límites entre los que se mueve el debate».

 

 

CLONARD IN EIRE,  BROKEN HARPS - PLEASE LISTEN THE MUSIC - MERRY CHRISTMAS 2006

 

 

 

Joseph de Clonard IX - Nieto en tercer grado de SM. La Reina.

 

 

 

¿HAY ALGO MAS BELLO QUE DEFENDER LA VERDAD?

 

Para aquellos que alberguen reservas: 

 

Clonard IX,  ha informado oficialmente y en su día, sobre estos eventos esenciales a SM. el Rey de España. Esto por un lado y,  por otra parte la Casa de Clonard está en su "Justo Derecho" de pretender ante cierto tipo de "Historiadores Oficialistas" que la «Memoria de SM. la Reina Isabel II y aquellas  del III y IV  Condes de Clonard» sean respetadas y tratadas con objetividad, la cual, hoy por hoy,  brilla por su ausencia en el seno del adecuado contexto de la Historia de  España del siglo XIX  y,  no por ello, continuar abandonando este capítulo de la Historia, a merced de la "Grotesca Versión" que todavía se nos quiere hoy presentar.

 

Absolutamente nadie tiene derecho a deformar la Historia, toda vez que se han aportado los elementos necesarios, para rectificar estos colosales, inmerecidos e intencionados errores provocados por políticos del pasado, que creyeron - es tal vez posible -  hacer  bien,  dentro de su entorno y contexto determinado.

 

La actual Casa Sutton-Dudley  de Clonard en España, no cesará en su empeño y,  en  reafirmar,  no tener otro interés que el restablecimiento de la "Verdad Histórica" , lo cual,  es al mismo tiempo una forma de servir a su Patria y a La Corona de España.

 

Es justo también para los Clonard  pretender alcanzar el Afecto de Nuestro Rey y Su  Augusta y Amada Familia, pues  ligados "Unos y Otros", por la misma Sangre que Dios ha querido que llevemos y, a su vez,  en honor y homenaje a Nuestros Antepasados Comunes.  

 

  ADN Sutton-Dudley  de Clonard  

 

 

SAR. Don Felipe de Borbón, Príncipe de Asturias, Heredero de  La Corona - Nieto en cuarto grado de SM. La Reina

 

 

Ver genealogía del General Edmund De Sutton - Conde de Clonard V

Serafín Edmund De Sutton-Dudley et De Bourbon

(1856 - 1923)

Mi Bisabuelo - V Conde de Clonard

 

Observaciones a historiadores: "Reticentes - 2007"

Levantarnos y retar, son  cualidades que no nos son extrañas entre los Clonard, se diría que las llevamos en los genes. Después de todo lo caminado para defender  lo que es realmente auténtico,  es posible que nos mueva la inquietud. ,  ésa inquietud que uno siente al corroborar que todo lo hecho durante estos últimos años en esfuerzos por defender lo que es históricamente genuino podrían resultar vanos ante un ostracismo generalizado, en el cual , no albergamos duda que la Sociedad Española hoy está inmersa.

«He de reconocer no obstante que la gigantesca manifestación ciudadana que tuvo lugar en Madrid el 10 de Marzo de 2007 en la Plaza de Colón y sus alrededores, son un signo saludable de cambio de tendencia en la Nación y un punto de inflexión para sus ciudadanos. Hablar no obstante de democracia, o de foros abiertos en el imprevisible y desazonado presente, nos  hace sonreír con razón; aunque hoy debemos ajustarnos al pasado en lo relativo a esta Web»

Vamos a permitirnos recordar a los Catedráticos políticamente correctos, o bien a los historiadores oficialistas de Cátedra,  que no podrán encontrar, ni en las dependencias del Ejército ni en los Archivos Generales de nuestras Fuerzas Armadas en Segovia, ni en los índices de la Biblioteca Nacional, ni en las Parroquias de las Iglesias, ni un solo papel o documento auténtico que justifique la existencia de - valga la expresión - aquel  "ser virtual"  llamado Enrique Puig Moltó y esa incapacidad se hará  todavía  más patente en el "Registro Oficial de Militares Laureados con la Gran Cruz de Fernando III el Santo, sito en la Calle de Velázquez" en  Madrid. (en un bonito palacete que fué en su día propiedad de los Allende Salazar- De Sutton y donado, hace tiempo, por nuestra familia al Ejército de España y sus Inválidos de Guerra).

Existió un Puig Moltó, militar de su época, no se llamaba Enrique, no estaba laureado. ni tampoco tuvo nada que ver con La Reina. A él sí le encontrarán en los índices de los registros de Segovia, pero de su 'hermanísimo' jamás podrán obtener absolutamente nada porque no hay lugar para ello..

 No quisiera ser demasiado asertivo, mas puesto que voy a dedicar parte del resto de mi vida a estos temas de Historia, puedo confirmar que hay en "El Alcázar de Segovia" un expediente de matrimonio a nombre de Raymundo de Sotto Campuzano, del cual Clonard IX tiene copias en su residencia, y quien figura casado con una joven viuda que  resultó ser una gran Dama al Servicio de la Reina a partir de 1850 y que por añadidura fué destinada, a partir de 1851, a consagrarse al  servicio de la Princesa de Asturias Doña  Isabel (alias La Chata) en tanto que preceptora y responsable de su crianza.

 Ella se llamaba Agustina Aguilar Guillelmy, era "más bien bajita, robusta y poco agraciada para ser jerezana" mas hoy asumimos que nuestro linaje no lleva su sangre, pues aunque casó con Ray II, "éste, la aceptó por esposa por puro milagro"  en la Capilla del Palacio Real, precisamente coincidiendo con el Cumpleaños de la Reina, un 10 de Octubre de 1853.  Ahora bien, ella en lo esencial, contrajo este insólito matrimonio, en atención a tan Singular Persona, es decir,  por deseo de su propia Reina y ciertamente para alcanzar unos fines muy específicos, o mejor dicho,  para atender desde el más estricto de los secretos, a la descendencia de Nuestra Soberana con su valido y enamorado Ray II de Clonard Junior.

 Las nupcias de Agustina y Ray II, no se celebraron por-ni con amor.  Resultará extraño apuntar esto  - por nuestra parte -  pero Agustina,  una vez  Sra. de Clonard, siguió percibiendo su "pensión mensual" (asignada directamente por Isabel II) de las Arcas de La Corona.  Expuesto de otra manera, ella continuó sirviendo a su Reina, fuera de los muros de Palacio. y confiará por añadidura a sus dos  hijas, Luisa y Carolina, (habidas en su matrimonio anterior) a la familia de Don Francisco Guijarro Ripoll, (mi tercer abuelo paterno)  un gran Compañero de Armas del Teniente General Serafín María de Sotto (Sutton); III Conde de Clonard, Marqués de la Granada y Presidente de la Comisión Regia.

 En cuanto a Ray II, ésta era una solución temporal que convenía a Ambos, es decir, a La Reina y a él mismo; conveniencia basada en una doble intencionalidad:

 a) Don Antonio de Montpensier "El Sanguinario" jamás supo de la descendencia, de la Reina con Clonard-Junior, la cual,  residía bien protegida en la mansión de los De Sotto (Sutton) bajo la mirada más que atenta y protectora del abuelo Serafín María, en calidad de Responsable de los Servicios de Inteligencia de la muy secreta Comisión Regia; es decir, así llegaron a este Mundo:

  1. María Cristina Isabel -Alias Isabel-  (b.1853- d.1914) fundadora de la rama Gallardo-De Sutton (dada por fallecida en Palacio, a las pocas horas de su nacimiento, lo cual es falso y verificable en El Escorial, (Panteón de los Infantes) si fuere menester.

  2. María (b.1855 - d. 1938 en La Coruña) nacida en pleno "Bienio Liberal" fundadora de la rama Codes-De Sutton (Sus descendientes, aún poseen fotografías de la joven Agustina al Servicio de SM. Las nuestras, por ser primogénitos-varones, fueron destruidas por orden de Cánovas del Castillo, en una de sus crisis de "celo profesional", utilizando su equipo personal de crápulas, que él mismo llamaba "pillines" en tono familiar). Este linaje también es familiarmente conocido como el de los Marqueses del Romeral. Su fecha exacta de nacimiento, incluso en los documentos oficiales no ha aparecido y  nos es desconocida hasta hoy, a pesar de los esfuerzos realizados en este sentido, por varios miembros de la familia De Sotto. 

  3. Serafín Edmund *(b. 1856 - d. 1923) fundador de la rama primogénita «De Sutton-Zea y  de  Mahy-Montellano» V Conde de Clonard,  a la cual  pertenezco. Es interesante hacer notar que Serafín nació con toda certeza, al final del "Bienio Libero-Dictatorial Progresista y perfectamente masónico liderado por Espartero"  (19.07.54 al  14.07.56). El hecho que Francisco de Asís no le reconociera oficialmente como su hijo [1] (por temores fundados a la reacción del Duque de la Victoria y aquellas otras imprevisibles de sus aliados Progresistas) verosímilmente, salvó a Serafín, a corto o largo plazo,  de una muerte casi cierta a manos del Duque de Montpensier.

    Serafín-Edmund "vivió toda su vida" como un De Sotto (Sutton-Dudley), tal fue la voluntad de su padre,  aunque naturalmente jamás ignoró quién era su verdadera Madre. No obstante nadie pudo impedir por ello, en la década de 1891 a 1901, que sus tres hijos varones fueran asesinados presumiblemente por envenenamiento o intoxicación a manos de la presunta organización apelada la "Maldición Masónica". Para evitar comentarios fuera de lugar, me permito recordar que "Los Condes de Clonard" de tradición inalterablemente monárquica, nacimos y nacemos para Servir a la Corona y no para portarla.

    Triste Historia la así llamada "Primigenio-Caótica" y cuyo precio para los Clonard actuales fue, y ha sido muy alto, a tal punto que produjo la casi-ruina moral y económica de nuestra rama legataria a partir de 1913, año en que mi abuela Rosario, entonces futura Condesa de Clonard, decidió esposar, con 25 años - en contra de la voluntad paterna, a un caballero de la " pequeña nobleza alicantina", llamado José Antonio Guijarro y López de Vera, (perteneciente a la estirpe de Villafranqueza).

    La Represalia de su Padre Serafín Edmund fué drástica y tajante: "desheredó a su propia hija" de una gran fortuna recibida de los antepasados, lo cual, no dejó de ser un hecho sin precedentes - que yo sepa - entre los Suttons. En efecto, la gran contrariedad del Conde de Clonard surge al asumir "indignado" que Emilio Castelar y Aparisi Guijarro, republicano uno y carlista el otro, eran de la misma familia que nuestros "Guijarro" y consanguíneos, a su vez, de mi respetable abuelo José Antonio. Por otra parte era también pariente del fallecido Antonio Cánovas del Castillo, Líder político, quien en vida y en funciones, mostró insólita hostilidad hacia los Clonard (su padre y hermanos varones), a tal punto que él mismo ordenó el "registro y saqueo" de la residencia del IV Conde de Clonard algunos meses después del fallecimiento de su Augusto Hijo Don Alfonso XII. Más ya habrá tiempo de retornar sobre este tema, al mismo tiempo trágico en muchos aspectos y tal vez merecedor de un libro, que podría ser escrito por mis sucesores.

    Para aliviar su propia conciencia y por amor a su propia hija Serafín en 1923 rehizo un nuevo testamento, en presencia de mi abuela Rosario y de su esposo. Dicho nuevo testamento se redactó ante su Administrador el Sr. Orobio, acompañado éste de otros testigos colegiados. Es importante revelar que el Sr. Orobio era familiar de la segunda esposa de Serafín de Sotto. Ella se llamaba 'Doña Petra La Rosa', mas de forma sorprendente y descarada el patrimonio de mi familia fue a parar a manos de los hijos del Administrador y al mismo tiempo sobrinos de Doña Petra que en Paz descanse. Este fue un asunto muy turbio, que deja entrever sobornos a colegiados o personal de Notaría y en el que por desgracia he de reconocer que por un mal entendido orgullo, mi propio abuelo no supo defender de manera contundente los intereses legítimos de su esposa Rosario de Clonard. El abuelo entrañable, mi mentor, me transmitió esta información, recuerdo, con lágrimas en los ojos, lamentándose de no haber estado a la altura de las circunstancias, movido por los resentimientos provocados por Serafín, quien en vida despreció a su yerno cordialmente y con aires de gran indiferencia. Dios de los Cielos, cuántas historias para una sola familia!

    También, cómo no! he de añadir que los miembros de la familia Guijarro de entonces y de ahora siempre han sido personas muy respetables, pero  por su posición en el Reino, se vieron, algunos de ellos, inmersos, al igual que los Clonard - aunque en menor grado - en el torbellino de "La Cuestión de Palacio", es decir, llevaron por defecto un importante lastre político, en razón obviamente de esta historia oculta y secreta. [Nota: ver por memoria, la adopción de las niñas "llamadas" Luisa y Carolina Ibáñez de la Rentería o también el "affaire" de Benita Guijarro, hija de Francisco, Camarista de la Reina, casada en secreto con Emilio Castelar - fuentes familiares Clonard-Guijarro]

    Supongo que muchos de mis queridos lectores se estarán preguntando: ¿y quién introdujo a José Antonio Guijarro (1888-1960) ante la futura Condesa de Clonard? - Buena pregunta!, pues de nuevo nos encontramos con personajes muy cercanos a La Corona, en situaciones inverosímiles. Digamos - si puedo expresarme así -  que hubo también un "Ada Madrina" llamada tía Carolina, con la bendición de Tía Isabel, Alias "La Chata". Por añadidura Rosario fue desde el principio  una de las mejores amigas de la "Reina Guapa", su Prima por alianza. Y así un buen día Rosario y José coincidieron en una gran recepción celebrada en Palacio. Sorprendente para los no advertidos, cierto es!. Pero la vida real no es acaso así de sencilla? . Ya sabemos que no.

  4. María-Ángeles (1862-1944) . Hermana melliza de la Infanta Paz, fue considerada como la hija tal vez  más joven de SM. la Reina y de Ray II de Clonard Jr. (En vida, portó los apellidos De Sotto-Clonard).  Su descendencia está muy extendida en las provincias de Cádiz, Málaga, Madrid y Murcia; algunos de sus miembros están emparentados con los O'Donnell, y éstos a su vez lo son de los Kirckpatrick andaluces.

  5. El resto de la descendencia entre Ray II y Nuestra Soberana, pasará por la vida portando el Real  Apellido de La "Casa Reinante y naturalmente fueron reconocidos oficialmente por Francisco de Asís, al igual que Su primogénita, "La Chata" b.1851, quien fue víctima y superviviente  junto con  su Madre de aquel casi olvidado segundo atentado, inducido por su tío Don Antonio de Orleáns. Recordemos que el primer intento fallido de regicidio contra la Reina tuvo lugar en 1847 en Madrid, portando así mismo, el sello de la autoría del francés  Montpensier. (La Reina recibió el fogonazo del disparo, pero no la bala).

  6. Para terminar, Él, Alfonso (1857-1885)  será Príncipe de Asturias y todas las niñas, Sus hermanas, nacidas con posterioridad a 1858 vivirán con el rango de Infantas de la Corona, salvo María-Ángeles (1862) quien permanecerá en el "hogar paterno" por razónes ciertamente más sentimentales que políticas (De facto María-Paz y María Ángeles fueron hermanas mellizas nacidas en 1862)

b) Es evidente, que tanto La Reina como Ray, confiaron en que tarde o temprano, Su Santidad El Papa en Roma, anularía sendos matrimonios. El primero por ser antinatural además de forzado  y,  el segundo (Ray II, con Agustina), consecuencia del primero,  obviamente  lo sería, al no haber sido consumado durante aquel periodo, es decir, el comprendido entre 1853 y  c.1858. 

 

No pregunten a los historiadores dónde esta la camita del niño Alfonso XII (Príncipe de Asturias), Nosotros  lo revelamos aquí, ahora mismo: "La cunita Real está en el Museo del Palacio de Aranjuez", dicho objeto jamás fue enviado "al virtual" Puig Moltó, y de haber ocurrido así, hubiera sido algo absurdo e inexplicable. Sin embargo quien contó esta extraña historia a Don Ricardo de la Cierva, tal vez tenga ahora otras muchas cosas que exponer, pero esta vez de verdad.

Don Ricardo, con toda su buena voluntad cayó en una especie de vieja coartada, o dicho de otro modo, cayó en un montaje de la Inteligencia de Palacio y de El Vaticano, con el concurso de ciertos miembros del clero. Estoy convencido que mi 4º abuelo si pudiera, tendría mucho que precisarnos al respecto, pues cada día estoy más decidido a defender la hipótesis que fue precisamente él, uno de los creadores o diseñadores de semejante escenario, aunque la intencionalidad inicial  de Serafín María, en contra de opiniones que le fueron muy hostiles,  pudo haber sido la de proteger a la Familia Real, para posteriormente y en toda seguridad , formalizar eventualmente las Segundas Reales Nupcias de Isabel II, pero esta vez con Ray II de Clonard.

 No podría inducirles  al error si afirmo que Serafín María, en tal caso,  jamás pudo imaginar que esta argucia de la Inteligencia de Estado y de la Iglesia, serviría de trampa a los Historiadores de finales del siglo XX. Ello no tendría en el presente contexto ningún sentido.

 

Lo que Serafín María no pudo prever, fue la fecha de su asesinato (1862) a manos presumiblemente  de sus enemigos de siempre, es decir, los masones más fanáticos y anticlericales, sobre suelo español. Es obvio que sin Serafín María, la Reina y Su descendencia volvieron a ser vulnerables, a todo tipo de incertidumbres y posibles crímenes, magnicidios o regicidios.

Asesinado el Duque de Isly (Mariscal Bugeaud) en Francia (1849) y envenenado  el Conde de Clonard (Teniente-General de Sutton) en España (1862), el Proyecto Jacobita Europeo sufrió un duro revés. aunque permanecería vigorosamente soportado por los  "Jacobitas Continentales"  hasta que El Duque de Magenta (Mariscal Mac-Mahon) en Francia dimitió  en 1879 después de 6 años de Presidencia y tras haber sido acusado por la fracción opositora-francmasona de su propio partido de favorecer a sus militares "irlandeses" y "políticos  jacobitas" en el Gobierno (República), cómplices de querer restaurar incesantemente una Monarquía Parlamentaria en Francia en la persona de (probable) Alfonso XII de España y de Bourbon cuando contaba 22 años de edad. Suena a ficción pero fue un proyecto real que existió gracias a la voluntad de muchos intelectuales europeos de ideología Cristiana y no solamente jacobitas.

 El asesinato de Bugeaud (1849) fué consumado presuntamente usando sábanas puestas en su lecho, utilizadas previamente por enfermos de "peste negra", durante la epidemia registrada aquel año en el País vecino (método de objetos infectados) y mientras Lord Palmerston era Ministro del "Foreign Office" en Londres (06.07.46 -26.12.51).

El asesinato de Clonard (1862) fué consumado utilizando veneno, en una copa,  durante una recepción en su propia mansión y mientras Lord Palmerston, por cierto de origen Irlandés (anglicano y liberal-conservador) era Primer Ministro de Inglaterra durante su segundo mandato (12.06.59 - 18.10.1865).

 Es un hecho comprobado que durante los sucesivos mandatos de Lord Palmerston en Londres, los Jacobitas (católicos Pro-Stuart) morían "como chinches" en insólitos accidentes o ejecutados por medio de la Inteligencia Británica con instrumentos y usos de aquella época.

 


[1] Comentario:

Debo señalar,  en razón a lo que verdaderamente sucedía en Palacio, que Francisco de Asís exigía a la Reina Isabel II, a título de "Canon"  la cantidad aproximada de 300.000 Reales de vellón en oro por cada hijo  que Él tuviere a bien reconocer como su descendiente. Cantidad que nuestra Soberana y en base al "modus operandi" impuesto por los condicionantes de su época, se vio obligada a desembolsar al Duque de Cádiz, por ser oficialmente su Real, Indisoluble y Homosexual Esposo. Esto queridos lectores es algo que con respecto a la Iglesia Católica de aquel entonces, me sobrepasa. Jamás comprenderé cómo el Papa de aquellos años y cuyo nombre no repetiré por pudor, se prestó tan cruelmente, a lo que yo llamaría el asesinato moral  y  ético de nuestra propia  Reina. 

Lamento reconocer que esta actitud "mundana" por parte del Sucesor de San Pedro, fue un acto despiadado, que todavía no ha sido ni  remediado ni reconocido por El Vaticano 2007, lo cual nos provoca  un profundo y permanente dolor, cuando reflexionamos en ello.

Para mayor precisión 300.000 Rv. equivalen aproximadamente a 5.400.000 Euros de nuestros días, o lo que es lo mismo, casi novecientos millones de nuestras antiguas pesetas del año 2000 en lo que se refiere a su poder adquisitivo.. [Regreso a texto

Su biografía

Lord  Palmerston

 


NOTAS:

  1. Pondremos en relieve, no obstante, que todos los varones pretendientes a la Corona del Reino Unido, fallecían misteriosamente -  http://www.suttonclonard.com/zz_relationship_between_mary_IV_of_England_and_James_I_Stuart.htm - de modo tal que la "Herencia Jacobita" se perpetuó por linaje femenino, al extinguirse los varones, lo cual no deja de ser sorprendente incluso para los Historiadores de nuestros días (Fuentes: Páginas Oficiales de la Casa de Clonard en España:  www.suttonclonard.com ; Wikipedia en Castellano, y otras muchas más en los principales idiomas europeos).

  2. Los Papas,  incluso durante el siglo XIX,  además de ser los Sucesores de San Pedro, solían intervenir en las decisiones políticas de los Países Europeos, aunque solo fuere por el simple hecho  que mientras los "Estados Pontificios" existieran, el Santo Padre se veía obligado a practicar asimismo  "Política Exterior" y cuyos vectores o líneas de acción tenían muy poco que ver con su Función de Representante de Dios en la Tierra. Esta fue la razón principal por la cual, aquel Papa de entonces (1846-1878) siempre se mostró refractario a la anulación del aberrante y antinatural matrimonio celebrado el 10 de Octubre de 1846 entre Doña Isabel y Don Francisco de Asís y de Borbón. Con la pérdida de los Estados Pontificales en 1870 la Iglesia Católica, dará un giro de 180 grados al "deshacerse de las preocupaciones de orden temporal", lo cual significó que los Papas llegaron a ser de nuevo los Jefes Espirituales de la Cristiandad, aumentando con sus esfuerzos el prestigio y autoridad de la Iglesia, en un estricto sentido pastoral y universalmente evangelizador tan necesitado por el Pueblo de Dios por aquellos años e incluso en nuestros días. 

MAIL CLONARD HOUSE HERE

 CLONARD IX

 

 

 

 

 

El Primer Varón Nacido de Nuestra Reina Isabel II de España

 

 

Clonard in Ireland

 

Seraphin Edmund Sutton de Clonard et de Bourbon; y  Serafín Edmund De Sutton  y Aguilar  son la misma persona.

El nacimiento de nuestro bisabuelo el V Conde de Clonard fue documentado en los siguientes términos:

 

INDISPOSICIÓN DE LA REINA EL 20 DE JUNIO DE 1856.

 

Según consta en el Archivo General de Palacio Ref. Cª 8656 - Exp. 2 el alumbramiento por SM. la Reina de Su primer Hijo varón fue anunciado al General Espartero, entonces Presidente del Gobierno, como una indisposición de la Reina en la noche del 19 al 20 de Junio de 1856 y obligó a los facultativos de Cámara a prescribir (realizar) una SANGRIA, "con cuyo medio unido a la quietud SM. se encuentra aliviada".

Firmado por el Excmo. Sr. Primer Médico de Cámara Don Juan Francisco Sánchez.

También se puede leer en el mismo expediente "Acerca del estado de Embarazo de SM. (éste) se ha desvanecido a la vista de las pruebas materiales de la concepción/ (¿alumbramiento? - frase un tanto ambigua, mas así aparece escrita)

Entre los primeros visitantes que recibió la Reina al día siguiente figuran el General Guillelmy (ver Agustina Aguilar Guillelmy) y sus hijos junto con el Teniente Párroco de la Parroquia de Palacio.

El recién nacido en las horas inmediatas a su alumbramiento fue trasladado, por razones de seguridad, a la mansión sita en Calle del Noviciado núm. 10 en Madrid, lugar donde residían todos los hijos secretos de la Reina habidos con Ray II de Sutton, (futuro IV Conde de Clonard) bajo la protección de su abuelo el Teniente General Don Serafín María de Sotto (Sutton), Director de los Servicios de Inteligencia de La Corona y Presidente de la Comisión Regia.

En efecto sabemos por el Legado de los Clonard, y por los mejores historiadores españoles, que nuestra amada 3ª Abuela, temía y sufría de los atentados contra Su propia vida y la de Sus Hijos, instigados sin ningún género de dudas por Su cuñado Don Antonio de Orléans, Duque de Montpensier, quien siempre deseó usurpar el Trono a Nuestra Reina, incluso recurriendo a la delictiva y monstruosa tentativa de Regicidio.

Tanto fue así, que aquel mismo año, apenas tres semanas antes del alumbramiento de Su cuarto Hijo, o lo que es lo mismo, en la tarde del 28 de Mayo de 1856 tuvo lugar, en la Plaza de San Gil, el "enésimo" atentado por "tentativa" de disparo contra la Persona de la Reina, y cuya causa se instruyó en el Juzgado del Distrito de Palacio. (Ref. 8682/5 Archivo General del Palacio Real). Por cierto que días más tarde, es decir, el 9 de Junio, la Reina encontrará una vez más, la forma de exculpar al "Responsable o Inductor real del mencionado atentado" alegando que el 28 de Mayo SM. no se movió de Palacio. Tan gran indulgencia por parte de nuestra "Abuela" hacia Su Cuñado Don Antonio, creemos no fue la mejor de las soluciones para la estabilidad de La Corona de España. (Tenemos la convicción, a este respecto, que nuestra Soberana debería haber permitido el curso normal de la Justicia, para que llegara ésta misma a su  término, sancionando así,  al o a los, culpables de este atentado).

De la misma manera y durante el llamado Bienio Liberal, nuestra Reina-Católica, desconfiaba de las maniobras políticas del Duque de la Victoria, de tendencia progresista, masón pro-británico y, como anticlerical, partidario de las "Desamortizaciones" sobre los bienes de la Iglesia, acompañadas éstas,  por la represión del pequeño clero.

He aquí, entre otras, dos buenas razones para haber guardado en el más absoluto de los secretos a quien hubiera podido ser el Primer Heredero al Trono de España, mas sabemos que el orgulloso padre solicitó de la Reina se reconociera a la recién nacida criatura, en primer lugar, como heredero al Condado de Clonard, extrapolando la eventualidad que el primer forzado matrimonio de la Reina con Su primo el Duque de Cádiz fuera anulado por El Vaticano y Serafín reconocido como Hijo Legítimo de la Reina.

(Lo cual hubiera permitido tal vez a Isabel II y a Raymundo realizar su antiguo proyecto de contraer matrimonio reconociendo de esta manera, tarde o temprano, sus secretos y hasta entonces protegidos hijos fuera de Palacio). Sabemos que esto no sucedió, por razones de Política Exterior a Nivel Europeo, aunque la más destacable, entre ellas, fue evitar una confrontación con Londres.

Si bien que, de lo aquí dicho, todavía habría mucho que exponer y ulteriormente publicar desde un punto de vista histórico para las futuras generaciones de españoles.

 

La Falsa Sabiduría es la peor de las Ignorancias
(CLonard IX.)

 

 

SM. QUEEN ELIZABETH II OF SPAIN, HER MOTHER.

Los tres hijos varones de Seraphin II Conde de Clonard fallecieron en misteriosas circunstancias, todo parece indicar que fueron envenenados (sabemos que la «maldición masónica» se extiende, en principio, sobre tres generaciones o más, en este caso comenzando por Serafín I quien fue envenenado en 1862 presumiblemente, por el mismo grupo de fanáticos).

Desconocemos de manera formal, los nombres de pila de los dos varones (Xy1 y Xy2) más mayores en edad y nos consta que Joseph de Sutton y de Zea, (18.10.99 - 10.02.01) quien contaba con mayor derecho en la sucesión al Título de Conde de Clonard que sus hermanas Rosario-Blanca e Isabel, perdió la vida con 15 meses, para gran consternación de sus padres. En ninguno de los tres asesinatos se realizaron autopsias u otro tipo de investigaciones.

Como consecuencia de lo antedicho y por primera vez desde 1170 se rompió la sucesión de dicha Merced por vía agnaticia, hasta nuestros días. También, el apellido de Sutton (o de Sotto) y el Condado de Clonard dejaron de estar vinculados en primer grado , en cuanto al primer apellido familiar se refiere.

Serafín II, fue Mentor de SAR el Príncipe de Asturias  (su Sobrino en primer grado) Consejero Privado de SM. el Rey Don Alfonso XIII. Varias veces Jefe de la Guardia Real y Jefe del Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey Número Uno. Siendo General de Brigada terminó su Carrera Militar como Vicesecretario y Secretario General del Consejo Supremo de Guerra y Marina.

Tuvo una vida sumamente desgraciada, por circunstancias de carácter exógeno.

Por lo que supo, vio, conoció y silenció por discreción, Serafín merece toda la admiración, amor y respeto de sus orgullosos descendientes

 

CLONARD IX


 

 

Born during the so-called "liberal biennium" led by General Espartero. (See Vicalvarada Chapter)

In spite of facts, his birth was however announced as another "abortion" of HM. which corresponds to one of the many "smoke screens" launched from the Royal Palace to protect the offspring and privacy of HM. the Queen.

Other sources: "The Other Life of Alphonse XII" by Dr. Don Ricardo de La Cierva, page 35 and 26.